Lavado de manos

Lavarse las manos con agua y jabón evita el contagio de muchas enfermedades y protege de las infecciones.

Especialmente en instancias clave, como después de ir al baño o antes de preparar o ingerir alimentos, puede reducir la incidencia de las enfermedades diarreicas en más de un 40%

Es importante hacerlo con frecuencia, principalmente antes de cocinar, después del contacto con mascotas o luego de limpiar a un bebé.

En la época de vuelta a clases de los chicos y del comienzo de varias de las actividades del año, queremos acercarles un recordatorio para un lavado de manos efectivo.

Cómo lavarse las manos

Luego de mojarse con agua las manos, aplicar una cantidad de jabón que alcance para ser distribuida en todas las superficies de ambas manos.

Frotar las palmas entre sí, y luego cada palma con el dorso de la mano contraria, entrelazando los dedos.

Volver a frotar las palmas, con los dedos entrelazados, y después el dorso de los dedos de cada mano contra la palma opuesta.

Lavar el pulgar de cada lado envolviéndolo con la palma de la mano opuesta.

Finalmente, limpiar la punta de los dedos de cada mano contra la palma de la otra.

Con abundante agua, enjuagar.

Secar bien con un papel descartable y utilizarlo para cerrar la canilla.

La duración del lavado debería llevar entre 40 y 60 segundos.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

 



Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?