Día Mundial del riñon

¿Qué puedes hacer por tus riñones?

Las enfermedades renales son asesinos silenciosos, que afectarán en gran medida su calidad de vida. Sin embargo, hay varias formas fáciles de reducir el riesgo de desarrollar enfermedad renal.

Mantenerse en forma y activo

Mantenerse en forma ayuda a reducir su presión arterial y, por lo tanto, reduce el riesgo de enfermedad renal crónica.

El concepto “en movimiento para la salud de los riñones” es una marcha colectiva mundial que involucra al público, a las celebridades y profesionales que se desplazan a través de un área pública caminando, corriendo y en bicicleta. 

Mantenga un control regular de su nivel de azúcar en la sangre

Alrededor de la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daño renal, por lo tanto, es importante que las personas con diabetes se realicen exámenes regularmente para verificar sus funciones renales.

El daño renal causado por la diabetes se puede reducir o prevenir si se detecta a tiempo. Es importante mantener el control de los niveles de azúcar en la sangre con la ayuda de médicos o farmacéuticos, que siempre están dispuestos a ayudar.

Controle su presión arterial

Aunque muchas personas pueden estar conscientes de que la presión arterial alta puede provocar un accidente cerebrovascular o un ataque al corazón, pocos saben que también es la causa más común de daño renal.

El nivel normal de presión arterial es de 120/80. Entre este nivel y 139/89, se lo considera prehipertensivo y debe adoptar cambios en el estilo de vida y en la dieta. A 140/90 y más, debe discutir los riesgos con su médico y, más aún, con regularidad sobre su nivel de presión arterial. La presión arterial alta es especialmente probable que cause daño renal cuando se asocia con otros factores como la diabetes, el colesterol alto y las enfermedades cardiovasculares.

Come sano y mantén tu peso bajo control.

Esto puede ayudar a prevenir la diabetes, enfermedades del corazón y otras afecciones asociadas con la enfermedad renal crónica.

Reduce tu ingesta de sal. La ingesta recomendada de sodio es de 5 a 6 gramos de sal por día (alrededor de una cucharadita). Para reducir su consumo de sal, intente limitar la cantidad de alimentos procesados ​​y de restaurante y no agregue sal a los alimentos. Será más fácil controlar su ingesta si usted mismo prepara los alimentos con ingredientes frescos. Para obtener más información sobre nutrición y cocción para riñones, hable con su médico.

Mantener una ingesta de líquidos saludable.

Aunque los estudios clínicos no han llegado a un acuerdo sobre la cantidad ideal de agua y otros líquidos que deberíamos consumir diariamente para mantener una buena salud, la sabiduría tradicional ha sugerido por mucho tiempo que se beban de 1.5 a 2 litros de agua por día.

El consumo de mucho líquido ayuda a los riñones a eliminar el sodio, la urea y las toxinas del cuerpo, lo que, a su vez, da como resultado un “riesgo significativamente menor” de desarrollar una enfermedad renal crónica, según investigadores en Australia y Canadá. Los hallazgos, dijeron los investigadores, no abogan por la “carga agresiva de líquidos”, que puede causar efectos secundarios, pero sí proporcionan evidencia de que un aumento moderado de la ingesta de agua, alrededor de dos litros diarios, puede reducir el riesgo de disminución de la función renal. Es importante tener en cuenta que el nivel adecuado de ingesta de líquidos para cualquier persona depende de muchos factores, como el sexo, el ejercicio, el clima, las condiciones de salud, el embarazo y la lactancia. Además, se recomienda a las personas que ya han tenido un cálculo renal que beban de 2 a 3 litros de agua diariamente para disminuir el riesgo de formar una piedra nueva.

No fume

Fumar frena el flujo de sangre a los riñones. Cuando menos sangre llega a los riñones, afecta su capacidad para funcionar correctamente. Fumar también aumenta el riesgo de cáncer de riñón en aproximadamente un 50 por ciento.

No tome píldoras de venta libre regularmente

Se sabe que los fármacos comunes, como los antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno, causan daño renal y enfermedades si se toman regularmente.

Es probable que dichos medicamentos no representen un peligro significativo si sus riñones están relativamente sanos y los usa solo para emergencias, pero si está teniendo dolor crónico, como artritis o dolor de espalda, colabore con su médico para encontrar una manera de controlar su dolor. Sin poner en riesgo tus riñones.

Controle su función renal si tiene uno o más de los factores de “alto riesgo”

  • tienes diabetes
  • tienes hipertensión
  • eres obeso
  • Uno de tus padres u otros miembros de la familia padecen enfermedad renal.
  • Usted es de origen africano, asiático o aborigen.

 



Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?